PRODUCCIÓN DEL AIRE COMPRIMIDO

GENERADORES. COMPRESORES.

El aire con que se trabaja en neumática debe ser un aire limpio, seco y debe tener una presión determinada. Dado que el aire de la atmósfera no cumple estas especificaciones deberá ser transformado en diferentes etapas, que se irán describiendo en los siguientes apartados.

Sin lugar a duda el elemento más importante en el tratamiento del aire es el compresor. El compresor coge el aire atmosférico y eleva su presión hasta conseguir el valor de trabajo que requiera toda la planta (entre 6 y 13 bar). Las diferentes máquinas que tengan algún elemento neumático se conectarán a la red principal de aire.

Generalmente conviene elegir un compresor de mayor tamaño al que resulte de los cálculos, previendo mayores consumos futuros.

La alimentación de un compresor viene dado por un motor, éste arrancará cuando la presión sea menor que la de trabajo y se parará cuando la presión del aire sea la correcta. Dado que toda la planta se alimenta del aire que produce el compresor, cada vez que se ponga en marcha una máquina debería arrancar el motor del compresor. Para evitar que el compresor tenga que estar trabajando de forma contínua se almacena el aire que genera en un acumulador, una vez que el aire almacenado tiene la presión adecuada el compresor se para; volverá a ponerse en funcionamiento cuando se haya consumido parte del aire almacenado.

TIPOS DE COMPRESORES

Émbolo oscilante

Émbolo rotativo

Turbocompresor